lunes, 27 de septiembre de 2010

MUJERES EMBARAZADAS, MASCOTAS ABANDONADAS


Lamentablemente esta historia se repite constantemente, lo típico de que me embaracé y el doctor dijo que tengo que deshacerme de mis mascotas porque son un peligro.. En la mayoría de los casos, salvo excepciones, esto se debe única y exclusivamente a la ignorancia de los médicos.



Las principales razones que estos dan son que el pelo es malo, que los perros jugando las pueden tirar y que el gato es lo peor que puede haber para una mujer embarazada porque le puede contagiar la toxoplasmosis y entonces va a tener un hijo deforme y con retraso, lógicamente aquellas mujeres que no se informan, se apanican y la mascota va a dar derechito y sin escalas a .otro dueño. o a la calle.


De verdad que me molesta muchísimo esta actitud, una mascota es una gran compañía para una mujer embarazada, y con un poco de ayuda, no tiene porque representar ningún problema o peligro. Es cierto que se deben tener algunas precauciones, pero en realidad son las mismas que generalmente deberíamos tomar, como medidas de higiene y de seguridad y yo creo que una mascota que nos da su vida y cariño, bien lo vale. Además algo que hay que tomar en cuenta,  es que parece que los médicos están en contra de los animales, de todo les quieren echar la culpa, lo primero que preguntan en muchos casos es .¿tiene perro o gato?, ah con razón entonces es por eso., qué cómodo ¿no? Y el pobre gato o perro paga el pato.

Vamos por partes, el gato y la toxoplasmosis, para empezar para que nuestro gato se contagie de esta enfermedad debe haber estado en contacto con carne cruda que tuviera este microorganismo o con gatos contagiados (ambos son los medios más comunes de transmisión), lo cual descarta casi automáticamente a los gatos caseros que comen croquetas. Además, si una mujer ha tenido gatos a lo largo de su vida, lo más probable es que ya esté inmunizada contra este microorganismo. Entonces, las probabilidades de infectarse son mínimas, lo cual no justifica deshacernos de nuestro gato. Yo he visto noticieros que son alarmistas y dicen .enemigo en casa, la mascota que pone en peligro su vida, etc, etc, etc. y  lo único que logran es aumentar las estadísticas de animales abandonados.

Cuantos niños no se han contagiado en la escuela de paperas o sarampión y no por eso dejan de ir, ¿o si? Frecuentemente hay gente con tos y gripa que nos da la mano y saluda, y no por eso los dejamos con la mano extendida ¿o si? O peor aún, las estadísticas de sida van en aumento y la gente sigue sin tomar precauciones; y esto es mucho más probable que suceda a que nuestra mascota nos contagie algo.

Luego, el pelo. Es cierto que el pelaje de la mascota es alergeno para muchas personas, pero un cepillado constante elimina casi por completo el problema, igualmente el tener áreas determinadas donde nuestro perro o gato puede o no entrar.

Después que el perro te puede tirar. Si nuestro perro normalmente no se nos para de manos, difícilmente comenzará a hacerlo. De todos modos siempre es bueno educarlo para que no lo haga, no sólo por seguridad sino por limpieza, ya que da mucho coraje salir recién bañado con nuestra ropa limpia y acabar con  huellas  de lodo en la camisa. Pero para efectos de seguridad, cuando la mujer tiene más meses de embarazo, puede evitar el salir sola a donde esté el perro (en caso de que éste sea muy efusivo), el esposo o los otros hijos pueden ayudar a darle de comer y limpiar sus heces, para evitar el contacto de ella con cualquier bacteria o virus.

En general un perro o gato no representa mayor peligro, y una familia que quiera a su mamá o esposa, colaborará en la casa para evitarle cualquier molestia. Hay que recordar que desde el momento en que adoptamos a una mascota ésta también pasa a ser parte de la familia.

En cuanto a los bebés, las precauciones son similares pero hablaremos de ellas después, ya que el nacimiento tampoco debe ser motivo de abandono de mascotas.

Finalmente hay que recordar que una mascota es excelente para controlar es estrés, para relajarnos y para hacernos compañía; en general son más los aspectos positivos que negativos de  conservarla.   A menos que exista una razón médica válida y justificada, caso en el cual lo mínimo que podemos hacer es encontrarle un excelente hogar,  no es justo echar a un miembro de la familia a la calle por la llegada de otro.

Articulo tomado de: PROYECTO MASCOTA



Publicar un comentario en la entrada